viernes, 3 de julio de 2015

La pasión

Dícese de la pasión que es difícil compañera,
Amante de la irreflexión y por costumbre traicionera.
Anclada en el corazón cual viajero entre fronteras,
Curiosa por devoción y de la mente prisionera.

Dícese de la pasión que es odiosa consejera,
Caprichosa con la razón y de la mente: forastera.
Defensora de la ilusión que al corazón convierte en su trinchera,
Y amante de la relación platónica fruto de ilusiones sin barreras.

¡Dichosa seas!, tú que me has anclado entre el odio y la ilusión,
Que te has convertido en el mana que otorga vida a mi ser.
Siendo sin ti un cascarón vacío, sin esperanza ni corazón,
Cual barco a la deriva y sin estrellas al anochecer. 

No hay comentarios: