martes, 12 de noviembre de 2013

"Caballero"


Quiero demostrar que el amor no es de caballeros
Más me tienes a mí como un ejemplo en el amar.
Yo, que arraigué en las pasiones cual viajero
Aprendí que el marinero sigue a un sol en alta mar.

No todos son caballeros, de alta gabardina y buen sombrero,
Algunos somos amantes, curiosos y aventureros,
Marineros cegados en alta mar por algo llamado sol
O más bien guiados por algo llamado amor.

Caballero, no existas en los mitos ni tampoco en las leyendas,
Que tu nombre provenga de sendas donde uno ama ciegamente
Donde amar es emanar amor con la mirada, y espero que entiendas
Que el corazón hace al caballero que ama eternamente.

Esta es mi historia, pues si el destino truena, a tu vera estará mi calma
Y si el tiempo se nubla y empaña el color de mi mirada,
No habrá razón que deje muda a las palabras de mi alma
Pues bien sabe tu corazón que es del mío la morada.

Es bien sabido que el amor es puro en su infancia
Más es en sus primeros pasos cuando el cariño se refleja,
Pues juro que el nuestro no conoce de distancias
Si ha de estar lejos de mí tu mirada, que la mía a tu corazón proteja.

Si he de estar lejos de tu alma que contigo vaya mi mente
Y que mis pensamientos velen por el calor que emana de tus ojos.
Si he de estar en soledad que mi amor contigo esté presente
Más sin ti se siente sin rumbo, sin timón, este bravo pirata cojo.

“Caballero”, me puedes llamar si comprendes mi amor,
Más dije no buscar fama ni gloria en mis andanzas
Solo ansiar el calor de una mirada, sonrojar a tu interior
Y dejarme llevar por la brisa, sin prisa ni tardanza, rumbo a un poniente de esperanza.

                                  
- Héctor de las Llanderas Santana

No hay comentarios: