miércoles, 25 de septiembre de 2013

Hoy he despertado.





Hoy recién he despertado bajo el calor de unos besos
Que han dado vida a mi mente, que han dado fuerza a mis sueños.
Confieso que estaba perdido, y del frío roce anclado y preso,
Hoy la muerte ha llegado, por suerte la de mis dueños.

Que antaño forjaban las cadenas de mi alma,
Y manchaban de tristeza la pureza de mis lágrimas,
Ríos que tornaban a mares sin calma,
Cuan dramática novela, aquel libro sin páginas.

Hoy me he dejado la puerta abierta,
Ansiando el calor de la luz del sol
Para borrar las sombras de una mente experta
En aventuras e ilusiones de farol.

Ya no vivo de la mano del quizás
Ni arrugo el ceño frente al porvenir
Más ansío extender la mano y rozar
Las ilusiones que quedan por escribir.

Siempre esperé por la suerte y la gloria
Más fue ese el pecado de mi vanidad
Olvidóseme el camino de la victoria
Más hoy desperté y recordé que es mi voluntad.

Hoy por fin he despertado,
Cuan sueño turbio y terrible
Ahora he recordado
Que no existe lo imposible.



No hay comentarios: