jueves, 9 de agosto de 2012

Más de 500 días.



Ya son más de quinientas noches,
Más de quinientos amaneceres,
Más de mil besos y abrazos, con sueños y roces,
Más de un millón de suspiros por lo que tú eres.

Ya son muchas semanas en vela,
Que por tu amor pasé con dulzura,
Escribiendo este amor de novela
Que a la luz de las velas muestra su locura.

Mi vida es de un color azul,
En el cual mostraste tu sonrisa,
Alumbraste a mi alma con luz,
Como un sueño que corre sin prisa.

Y llenaste mis labios de pasión,
Marcándolos con un rojo fuego,
Que hizo preso al latido del corazón,
Que dio vista a este soñador ciego.

La suerte me sonrió en un atardecer divino
Donde una estrella fugaz se vino a estrellar
En un corazón que quería pedirle al mar,
Que una estrella alumbrase su destino.

Para andar sin mirar al camino,
Porque de tanto mirar me cegué,
Por amar a mi sol peregrino,
Que alumbraba las huellas que dejé.

Doy gracias al mundo por darme
Dos ojos para contemplarte,
Para darte razones de besarme
Y decirte que eres mí arte.

Doy gracias a la vida por dejarme
Ver la vida con ojos de pasión,
Por permitirme ser así y contarme
Que la sangre es más roja si proviene del corazón.

Gracias por ser la vida que nunca tuve entre mis manos
Por ser la razón del susurro que ansiaba darte,
Por demostrarme que los sueños no son en vano,
Por darme a cada instante un motivo para besarte.

Y es que ya son más de quinientos días,
Más de mil y un abrazos,
Más de un millón de alegrías,
Una luz y un motivo que guía a mis pasos.

No hay comentarios: