domingo, 6 de mayo de 2012

El valor de una madre



Un día como hoy nació una flor
Que creció en el jardín de las desmesuras
Dando vida a la tierra yerma de amor
Que a duras penas aguantaba a esas alturas.

Fue una luz del sol a oscuras
Fue una razón para soñar
El tiempo que todo lo cura
Se quiso “madre” llamar.

Donde llovió, hay verde esperanza
Donde se lloró, se encuentran abrazos
Los pasos que uno da con confianza
Encuentran valor entre sus brazos.

Pues no hay más ángel que una madre
Ni más cariño que su amor
El dolor que uno siente no es perdurable
Porque lo eterno es la confianza que da su voz.

Luz eterna que guías mis noches nubladas
Estrella fugaz a la cual pido mil deseos
Diosa de la paciencia que esperas de madrugada
Y que escuchas ciegamente todo lo que planteo.

Los jilgueros cantaron en su día una canción
Y de esta nacieron leyendas que perduran en el mas allá,
De mujeres luchadoras con gran corazón
Que hoy cariñosamente llamamos mamá.

Porque no hay niño sin su madre
Pues es su cariño lo que respira
Al igual que no hay valor sin el padre
Que cada día con amor a sus hijos cuida.

Mamá eres tú la que lucha día y noche
La que entiende y escucha mis sueños
La sonrisa que me ofreces sin reproche
Procede de tu corazón risueño.

El lugar donde surgen las ilusiones
Y la fuerza constante de tu valentía
Que te hace quererme sin condiciones…
Pues madre solo hay una y es la esperanza de nuestros días.



No hay comentarios: