martes, 29 de mayo de 2012

Éire



Éire se llamó a la tierra
Brotada de un verde trébol
Que se expande por sus sierras
Y crece con la luz del sol.

Ese pueblo fue el legado
De un jardín verde esmeralda
Un tesoro del pasado
El cual llamamos Irlanda.

Tierra virgen de esperanzas
Cuna de grandes guerreros
Belleza sin semejanza
Un paraíso extranjero.

Ocaso eres del pasado
Y una joya del presente
Me tienes enamorado
Mi corona de occidente.

Pues mi mente se traslada
Más allá de mi horizonte
Donde se cantan baladas
Resonando entre los montes.

Allí se esconden los duendes
Recelosos del tesoro
Donde el arcoíris desciende
Guardan su caldero de oro.

Viene junto a San Patricio
Vigilante de sus mares
Peinando sus precipicios
Y cuidando sus hogares.

La tierra de cuentos de hadas
Tocada por las estrellas
Una nación habitada
Por guerreros y doncellas.

Éire es esta tierra esbelta
Fuerte pero a su vez blanda
El legado de los celtas
El cual llamamos Irlanda.

No hay comentarios: