lunes, 26 de marzo de 2012

Quiero cantarte aunque solo sea una vez


Actualmente pienso, ¿de que sirve tener sueños?,
Si no se es capaz de llegar al ocaso de la vida,
Pues las prisas me atosigan y me ahogo entre charcos sin sonrisa,
Que a base de ilusión esquivo sin fortuna pese a mis empeños.

Tengo el corazón oxidado a base de falsas sensaciones
Las canciones del pasado ya sonaron dejando paso al silencio,
Y en estos momentos mi mente se estremece cuando pienso,
Que mi voz no suena  como el canto que quisieran mis ilusiones.

Amada estrella que ansío noche y día,
Que apareces de repente y que esquivas mi mirada,
Bella luz que habitas mis sueños y mis momentos de alegría,
Y me inspiras a hacer poemas a altas horas de la madrugada.

Pero hoy no quiero hablar,
Más no me gusta mi voz al ser cantada,
Prefiero escribir mil versos de esos que al relatar,
Producen escalofríos en tu piel morena y sonrojada.

Esta noche la luna traerá mil recuerdos a mi piel,
Que en forma de  lágrimas harán turismo por mí ser,
Un susurro que escapa entre mis labios de miel,
Buscará hacerse voz para poderlo hacer…

Pues quiero cantarte aunque solo sea una vez.

Y en forma de nubes vuelan todas mis ilusiones entre las aves rapaces,
Que en mi cielo de esperanzas imponen tormenta sin razón,
Más la voz de mi interior pende de la fuerza de mi corazón,
Que se asoma al balcón cada noche a pedir deseos a las estrellas fugaces.

Corazón, ojala tuviera voz que se atreviese a cantarte,
Pues mi canto se impregna en mis versos entre tanto,
Como duele la ilusión que en silencio ansía ser arte,
Pues prefiero cantar mis ilusiones y dejarme de tanto llanto.

Amor, quiero cantarte aunque solo sea una vez,
Pues es un sueño que ha conquistado mi alma,
Sería tan bello dar voz a los versos que normalmente lees,
Juntando así el río de mis besos escritos con el eco de mis sueños en calma.

Estrella, mi sueño se enraíza y no me deja avanzar,
Pues quiere ser atendido y que su ramas lleguen lejos,
Quiere ser cuidado, ser querido y dejar de esperar,
Expectante día y noche ante el horizonte de mí espejo.

Buscaré mi voz en el susurro de tus labios,
Buscaré mi amor en el reflejo de mi alma,
Buscaré en el mismo destello del sol,
Que todas las mañanas me calma.

Buscaré en el corazón,
Pues mis sueños son amor,
Buscaré despacio y pediré perdón,
Por cada pensamiento triste, negro o gris sobre mi voz.

Razón de mi vida, mi aliento se estremece con tus latidos,
Y mis latidos ansiar ser ritmo en el deseo eterno de mi voz,
No es sencillo domar el fuego que irradia mis sentidos,
Aun así bajaré la música y algún día quien te cante seré yo.

Pues mi voz son los sentidos que salen de mi boca,
Pues es mi voz el susurro juguetón en tu oreja,
Pues es mi voz ahora un futuro y antaño mi reja,
Pues quiero que mi voz sean mis brazos que en forma de caricias tu piel toca.

No hay comentarios: