viernes, 23 de marzo de 2012

El pirata




El pirata




Nací en una familia humilde,
Que viste con amor las tristezas,
A fin de hacer verdades las proezas,
Y que el suelo que mis pies pisen sea firme.

El destino fue piadoso en mis andanzas
Pues con compañeros conté siempre a mi vera
He sido el mismo, jamás perdí la esperanza
Y mis sueños se enrolaron entre negras calaveras.

Bajo el sol me crié en alta mar
Fue la luna la almohada en mi pesar
No hubo tierra que me pudiera atrapar,
Pues mi sueño es levar anclas y zarpar. 

Mis sueños ansían convertirse en verdad
Buscan un puerto donde el cuerpo atracar,
Vamos a toda vela rumbo a la libertad
Si el rico goza el pobre se echa a la mar.

Nací bajo el cielo y sobre el majestuoso mar,
Mi mente es mi alfanje y mi destino es guerrear,
Muchos me definen como un vil pasto de ratas
Otros muchos me abrazan como un hermano pirata.

Un ser sin honor que lucha por la libertad,
Un caballero desterrado por Dios y la verdad,
Esclavo de su codicia que ansiaba eternamente vivir,
Que enfrentándose al destino se muestra partidario de sonreír.

A pesar de lo que digan seré un amante caballero,
Pues me apasiona contemplar las alegrías de tu belleza,
Que apasionan mi cuerpo indomable y que espero
Sea tan dulce como un buen trago de ron o de cerveza.

Pues mi nombre nunca fue escrito,
Soy solo un hijo de la mar,
Y mis sueños quieren zarpar y poner rumbo a la libertad,
Siendo el dueño del destino que dicto.

Mi madre es la bandera negra,
Que ansía a mis miedos desterrar,
La oscura muerte es mi suegra,
Que me vigila en alta mar.

Pues su hija es la marea,
Que lleva mis sueños a buen puerto,
Y me enrola en aventuras y desconciertos,
Bañándome entre barriles de ron y brea.

Mi sangre es la de un guerrero,
Mi alma la de un trovador,
Mi historia la de un caballero
Que en su nombre busca el honor.

Por defender mis ideales fui injustamente condenado,
“No habrá jamás paz en la tierra para el demonio que hay en ti”,
Gritaba un clero aburguesado por ser contrario a lo dictado,
Por un señor que no conozco, que nunca se ha presentado y dice ser mi “paladín”.

No me importa no pisar tierra,
Si las cruces me echan de ahí,
Yo soy corsario donde quiera,
Que mi sable pueda blandir.

Y no me importa ser odiado,
En la tierra de la verdad,
Más es el mar quien me ha criado,
Y me ha otorgado libertad.

Pido libertad para ser culpable 
De mis propios actos malvados,
Que en su complot han ocultado,
Que su bondad es cuestionable.

Y de que sirve ser malvado,
Si los buenos te han robado,
Te obligan a llevar su yugo
Y a dar gracias por lo dado.

Pues por eso soy pirata,
Y la mar me ha secuestrado,
A fin de salvar mi vida,
Del yugo de los desalmados
Ellos que envenenan a la gente
Con joyas de oro y platas,
Que disfrazan la mentira,
Y me tachan de diferente.

Pues soy pirata en alta mar,
Porque la tierra me es denegada,
Sin dejarme si quiera contar,
Mi explicación en esta encrucijada.

Nací en una familia que de bondad se viste, 
Y que lleva el negro en su bandera,
Hermanos que siempre resisten,
Extendiendo sus sueños más allá de las fronteras.

Pues no hay fronteras en la mar,
Ni hay razones para callar,
Al grito de este corazón,
Que ahoga sus penas entre cervezas y ron.

Pues me crié entre galeones, goletas y carabelas, 
Me alimenté de los sueños en esta vida tan ingrata,
Me enrolé en ideales esbozados con calaveras,
Hoy me llaman corsario, filibustero o pirata.






No hay comentarios: