miércoles, 29 de febrero de 2012

El canto de Sliabhard






Érase una vez un canto
Que hizo temblar al mismo suelo
Un relato quedado en llanto
La historia de un ser sin consuelo.

Érase una vez un llanto
Relatado por carceleros
De un ser para algunos “santo”
Y para otros lo contrario a un caballero.

“Esta es la historia del orco”, decían los carceleros
Un ser como pocos hay en la tierra
Fuerte como la más alta montaña, era tal guerrero,
Una bestia sin alma para la guerra.

Un bandido que vendía su alma por poder
Una sombra en el más bello día
Un peligro que acecha en la calma para ser
Oscuridad eclipsando a la alegría.

“Sliabhard, un ser cruel y sin razón
Sliabhard, un árbol marchito sin raíces
Sliabhard, el bárbaro sin corazón
Sliabhard, un cuerpo forjado en cicatrices.”

Sliabhard, pobre orco tachado por naturaleza
Mas algunos sabían apreciar su humildad
Supieron ver en el verde esmeralda de su piel,  la belleza
Que muchos ojos ciegos remplazaban por maldad.

Érase una vez la oscuridad
Un páramo de tristeza y desolación
Un terreno yermo y sin razón
Bañado en la crueldad.

Sin embargo surgió esperanza
Donde solo había oscuridad
Y hubo quienes pusieron su confianza
En este humilde ser Sliabhard.

“Sliabhard, el incomprendido le llamaban
Sliabhard, luz naciente en el abismo
Sliabhard, gran ejemplo de heroísmo
Slibhhard, una amistad que muchos honraban”


Sliabhard fue dios en su leyenda
Protector del incomprendido
Hay muchos que siguen su senda
Cuando todo lo ven perdido.

El orco que en su día fue despreciado
Con honor hoy escribe su nombre
El espíritu que siempre fue repudiado
No fue vencido por las críticas del hombre.

Halló paz pese a los inconvenientes
Entonces se forjó a si mismo en la verdad
Creándose un nombre que durase entre la gente
Trazando en la historia su nombre, Sliabhard.

Orco inquebrantable, fuerte y honorable
Roja era su sangre como el hombre intachable.








*(Nota: Sliabhard significa "Alta Montaña"; Sliabh: Montaña y Ard: Alta)


No hay comentarios: