domingo, 8 de enero de 2012

El gaitero: latidos en el viento.



Hay días en que el alma se arranca,
Con el soplido de un viento del corazón,
Sin pensarlo un grito en el cielo se levanta,
Y en el resuena el eco de una voz.

Si piensas, el tiempo se adelanta,
Si sientes, volarán en tu interior
Ruiseñores que en círculos se alzan,
Y vuelan tus ojos en post del corazón.

Párate a ver el cielo que se extiende
Y ante tus ojos verás el sueño que uno busca,
Realizaras un destino dejando atrás lo presente
Y presente estará el viento con aires de grandeza.

Y presente estará el viento emanado de tus pulmones,
Dando forma a las ilusiones vírgenes que vagan en tu interior,
Darás vida a infancias pérdidas donde el mañana era eterno,
Crearás una luz en la oscuridad con el fuego de las pasiones.

No soy más que aquel que vive por sus sueños,
Que se antoja en un deseo del cual se agarra ferozmente,
Que muestra entre suspiros sus preocupaciones,
Y que a veces… escribe entre susurros las memorias de la mente.

Mi voz se alza en el viento como el grito de una gaita en el ocaso,
Voy despacio en el camino y si puedo lo contemplo mientras espero,
Y pienso en cada instante en los consejos del pasado que hice caso,
Y mis sueños rugen con fuerza, imitando el sonido del soplido del gaitero.

No sería persona sin los sueños de cada día,
Pues ellos me acompañan en la penumbra,
Son la primavera de mis pensamientos alegres
Escritos con amor en poesía.

No existe voz sin dulzura,
Pues en el interior la infancia es nuestra reina,
Que doblega los miedos a su voluntad,
Y teje ilusiones en cada estrella que en el cielo peina.

No soy más que un sentimiento vivo,
Y respiro en cada instante con ilusión,
Pues mis pasos dejarán las huellas de mi destino,
Y como gaitas resuenan los latidos de mi corazón.






No hay comentarios: