jueves, 8 de diciembre de 2011

La Leyenda de Oz


La Leyenda de Oz




Navego entre la corriente mientras las olas llevan mi mente hacia buen puerto,
Me dejo llevar por el tejido gris del viento en el cielo y me entretengo a duras penas,
No sé si por fortuna escribo poemas o  es que apenas siento mi cuerpo,  
Paso el tiempo borracho… sediento de amor y leyendo este poema.

“Érase una vez un verso, firmado con un beso descuidado,  
Que dió alas al pensamiento, porque el tormento se había largado,
Con viento fresco díjole el miedo a una alegría intensa,
Que el valor al mirar de frente no guarda cartas bajo la mesa.

Érase una vez un cuento, el cual jamás se ha pronunciado,
Un sueño donde vencen los locos y los cuerdos se han suicidado,
Un lugar donde la mente añora y los sueños todo han conquistado,
Donde el valor de una mirada es eterno y donde no soñar es pecado.

Esta es la historia donde la fuerza nace en cada resquicio de tu interior,
Donde surge el verso escrito con luciérnagas que hacen de tu mente fantasías,
Hacen de tu mente un huracán que te hará soñar cuando no haya más que pesadillas,
Y cuando no haya nada más para contar leerás los versos sobre la Leyenda de Oz.

La Leyenda de Oz, fue el portal donde bajo el suave cosquilleo de la lluvia te enamoraste,
Fue el lugar donde perdiste la ilusión de vivir por la ilusión de realizar tus sueños,
Fue el mismo sueño donde encontraste la razón por la que de llorar dejaste,
La Leyenda de Oz  es el brillo de tus ojos que avanzan hacia al infinito sin tener dueños.

Puede que el aire sea más espeso, pero siguen existiendo caballeros hoy día,
Normalmente no se ven versos, pero presos estamos de este arte, la poesía,
Aquella persona que sueña despierto es alegre pues jamás se da por vencida,
Aquellos como yo, que nuestros sueños persiguen a la realidad, hacen castillos de sus vidas.

Me enzarzo a espadazos con la mente pues solo ellas te defienden en las peores situaciones,
A veces hay que mirar dos veces pues el brillo del sol se ciega con nuestra mirada,
No es necesario ser bajo para agacharse pues la montaña cede al mar en ocasiones,
Hay canciones escritas sobre la fuerza de los sueños cuando vienen en oleadas.

Y esta es parte de mi historia, pero hablábamos de la Leyenda de Oz,
Donde la luna corre hacia el sol para fundirse en el ocaso,
Donde afloran las ilusiones y los románticos escriben sus versos… no me hagas caso,
Aquí vale cada gesto dado, cada palabra escrita y lo más valioso es la voz.

Pero bueno ya basta me callo,
¿Acaso la rosa llora cuando le cortas el tallo?
No, para eso llorarán príncipes y princesas por su valor,
No hay mejor símbolo para ellos que les una en su amor.

¿Acaso no sueñan las piedras? Dichosas ellas que de frente al cielo están,
¿Acaso el cielo no se peina cada mañana mientras en el mar busca su interior?
La vida es una canción escrita donde las palabras no encuentran fin jamás,
Si buscas encontraras la respuesta, si te pierdes… sigue de cerca la Leyenda de Oz.

La Leyenda de Oz… 
Érase una vez un verso, firmado con un beso descuidado,
Érase una vez un sueño, cuya historia jamás he contado,
Si me escuchas seré breve pues me ahogo en mis ganas de decirlo,
La Leyenda de Oz es el sueño de vivir y tus sueños querer cumplirlos.”

Y me pierdo mientras pienso en los poemas de la vida y sueño con la nostalgia,
Como cosa del destino veo tierra en la lejanía y ya oigo de lejos un murmullo,
La tierra llama a mis pies y mis brazos buscan los suyos,
Dejo trazos de mis fantasías pues la Leyenda de Oz no es cosa de magia.






(Poema hecho en honor al grupo que desde siempre he escuchado, donde siempre me he visto reflejado e identificado, y el que siempre ha sabido sacarme la chispa de la vida en mis peores estados, un poema para un poeta. Mägo de Oz, desde 1989 haciendo magia para todos aquellos/as que siempre los hemos escuchado)




No hay comentarios: