sábado, 17 de diciembre de 2011

El nosequé de tu mirada

En ocasiones suenan acordes de una guitarra… amor
Por mucho que uno piensa no se calla la voz del interior,
La soledad es tan grande que se nubla el rostro de mis ojos,
Y mis pupilas se tiñen de rojo...

Amor, cuando tú no estás…

No sé como decirlo, pues me ahogo en cada instante que te vas,
Me dejan, se van las palabras que constantes en mi están,
Y me encuentro perdido en mis propios pensamientos,
Al perderte la mirada, las lágrimas bailarán tristes con el viento.

He oído hablar del deliro en el olvido,
De la esperanza al contemplar un nuevo día,
Del desahucio del pensamiento cuando muda es la alegría,
Pero nunca oí hablar de perder lo que siento cuando a tus ojos miro.

Nunca supe que el dolor era más grande cuanta más felicidad,
Nunca pude imaginar el silencio que precede a unas miradas inevitables,
No entendí jamás la razón del suspiro vespertino tras el último beso…
Y nunca supe definir el “nosequé” de tu mirada, pues es mito hecho realidad.

Y eso que paso noches en vela, pensando en la vera de este mar llamado amor,
Y la luna abriga mis noches eternas y peina de esperanzas el horizonte,
Soy la sombra del ocaso pues sigo tus pasos hasta el lugar donde te escondes,
No hay palabras en mis versos cuando es la lluvia quien oculta el sol.

Cuando tú no estás me marcho,
Con la luz de la inocencia,
Busco la razón de tu ausencia,
Reviviendo el ocho de aquel marzo.
Me imagino entre tus brazos,
A la vera de tus besos,
En la orilla de tus sueños,
Y en las huellas de tus pasos.

Nunca supe decir lo que era pensar,
Ni lo que  me atrajo a tu sonrisa,
Será el brillo de la luna en el mar,
Reflejado en los cristales…
Cristales que forman tus ojos,
Un destello de la aurora,
Una luz que me enamora,
Y que tiñe mis pensamientos de rojo.

Amor, sé que si no estás me pierdo,
Sé que sin ti no soy nada,
Mis sueños siguen queriendo…
Al nosequé de tu mirada.

No hay comentarios: