domingo, 29 de mayo de 2011

Mi voz ha de decirte

Me siento como el cordón de mi zapato,
Hay veces que por más que tire no consigo escapar,
Intento que ser humilde sea barato…
Y a ratos dejo que vuele mi voluntad.

Me siento como un caballero enamorado,
Mi guerra es la espera de volverte a encontrar,
Acento de un poeta ilusionado,
Mis versos son el calor de mi forma de amar.

Y es que el corazón alegra mi alma y altera
Mi voz... me causa impaciencia,
Lo siento quizás fue la impotencia,
De no verte en las tardes vacías de primavera.

Quizás sea que me pierdo en los soles de tu mirada…
Y es que hasta dadas las doce horas no puedo dormir.
Me ausento dentro de mi alma enamorada,
Y he pasado las noches despierto desde que te vi…

Corazón, duele contar los soles hasta ver tu mirada…
Duele vivir memorias mientras hago tiempo a tu llegada,
Duele llorar por lo que sonríes en su ausencia…
Y paciencia pido en mis noches que cargan mi amor de inocencia.

Amor…
Mi voz ha de decirte,
Que cada momento a tu lado es oro,
Que todo en la vida es fácil gracias a ti,
Y créeme si te digo que imploro…
Que siempre en esta vida seas feliz...
Mi amor, mi corazón respira una vez más,
Con ansias de decirte lo que siente…
Intentaré ser breve: “que sepas que mi mente,
En las noches de tristeza piensa en tu mirada,
Porque aunque este solo no será eternamente,
Para siempre no son los días, ni las horas ni los segundos,
Para siempre será nuestro amor dejando huella en este mundo”,
Te quiero… nunca mi voz dijo tanto…
Y ahora voy más allá de las rosas de un ramo,
Te extraño… duele esperarte y entre tanto…
Te diré entre susurros que te amo.

No hay comentarios: