viernes, 20 de mayo de 2011

Indignación

Quiero que el futuro de mis pasos tenga pies,
Quiero poder expresarme, quiero poder tener fe,
Quiero estar seguro de mis acciones más mis razones tendré,
Para afirmar que las oraciones no siempre son ciertas ni siempre te son fiel,
Quiero poder armarme de valor y ser consciente de lo que mis ojos ven,
Quiero un mundo mejor… no busco un cielo ni el edén.

No busco estrellas ni bellas historias que alivien este dolor,
De no poder ser el pie que escoge andar mis caminos,
No busco revolucionar las mentes, ni armarlas de valor,
Busco un cambio para siempre y eternamente ser dueños de nuestros destinos.
No quiero caer en saco roto, es más… mis propios votos son el pienso de tiranos,
Y en manos de farsante estamos… cogidos de la mano en este cuento que han creado,
Con el sudor del trabajador, con el ardor del luchador, con la mente del pensador, y en vano…
Todo por la borda, cae en picado el ideal de libertad… ¡JAMÁS!, ¡jamás habrán ganado!…
Si somos hermanos de sangre unidos hemos de estar contra quienes dan la espalda,
Basta de hechos políticos, es hora de hacer historia… y en las memorias quedará grabado,
Los “Humildes señores “cuyo oficio respetable perdonaban sus pecados,
Perdonadme pero…
Prefiero guiarme por mi mismo que por un individuo guiado por la raja de la falda y del dinero,
Y seré sincero…
No quiero un mundo donde el tirano sea mendigo del sudor de nuestras fatigas,
Digan lo que digan son culpables, de que en este mundo se grite y nunca se hable.
Basta que alguien este indignado para levantar el futuro con nuestras propias manos,
Piedra a piedra se construirá el muro que defenderá nuestros derechos,
¿Qué me dices?, ¿que el vecino vota a un tirano?
Já… antes prefiero mil dagas en el pecho.

No hay comentarios: