lunes, 22 de noviembre de 2010

Cuaderno de Bitácoras

Hoy amanece nublado parece que tendremos un buen día,
El viejo Tom dice que como sigamos así encontraremos tierra enseguida,
Últimamente no duermo y cuando consigo el sueño sufro de agonías,
Serán patrañas de un viejo lobo de mar que sueña la ansiada bienvenida.

La mar está en calma y el viento sopla tranquilo de momento,
No hay noches que no tenga este tormento,
Pues sueño que no habrá días con mi familia y que los pierdo,
Mil soles de alegría alumbrarán ese momento,
Espero la llegada con el corazón atento,
Un ojo en el timón y otro puesto en el firmamento,,
Pues miro fijamente al horizonte, bien despierto,
Le rezo al dios Eolo que me lleve a tierra con su viento.

Mi amor espera en puerto,
Ansiando mi llegada en cualquier momento,
Su nombre grito a los cuatro vientos,
Cuando escucho los cuentos de amor que canta el viejo “Tom el tuerto”.

Amada mía,
Rosa mía,
María,
Madre de mis hijos,
Mi hijo, buen muchacho y aventurero,
Mi hija, bella dama, educada y sin recelos.

Ya suena otra vez el viento,
¡Soltad amarres! ¡Desplegad la vela mayor!,
¿Que rumbo mi capitán? Dice un joven con ardor,
¡Rumbo hacia al oeste! Ahí es donde se pone el sol.

No hay comentarios: